ALERGIAS Y SUS CONFLICTOS BIOLÓGICOS

ALERGIA Y SUS CONFLICTOS BIOLÓGICOS

Su manifestación es el tipo en que la persona se ahoga y necesita la intervención de los demás. BLOQUEO MENTAL: Si sufres de alguna alergia, en la situación o en la persona hacia el cual se encuentra la hostilidad y la respuesta al mismo tiempo; Generalmente es una persona cercana. Crees que si actúas según las expectativas de esa persona.

 Reconoce que te has vuelto dependiente de su aprobación o de su reconocimiento. No hay que tener que ser sumiso para ser querido. Es interesante subrayar que la persona se vuelve con frecuencia alérgica a algo que le gusta. Por ejemplo, te encantan los productos lácteos y tú eres alérgico a ellos. Si eres alérgico a un alimento, esta vez te resulte difícil concederte el derecho de experimentar placer con las cosas buenas de la vida. Sería mucho más fácil y agradable para ti darte cuenta de que llamar a la atención de tus seres queridos no es necesario ponerte enfermo.

 

Si es alérgico al polvo o al animal, puede ser que te sientas agredido por los demás. ¿Por qué crees que quieren hacerlo? Te sugiero que revises tus propios pensamientos de agresividad. En general, los temores que sentimos ante los demás son un reflejo de lo que ocurre en nuestro interior. En el lugar de creer que tu alergia procede de algún factor externo, te sugiero que revises lo que sucedió en las primeras horas antes de que apareciera la reacción alérgica.

Trata de observar qué persona te resulta intolerable o insoportable. Como no puedes cambiar a los demás, no te queda más remedio que aprender a ver con los ojos del corazón.

BLOQUEO ESPIRITUAL: Para conocer el bloqueo espiritual que le permite responder a una necesidad importante de su SER, utilice las preguntas sugeridas.

Un caso verídico: ella embarazada de 8 meses y que además de otros pescados estaba comiendo cogote de merluza y con las bromas y chistes, riendo y disfrutando se le clava una espina en la garganta, ¡¡peligro!! no puede respirar, la situación es dramática, de allí al hospital tenían miedo de provocar el parto pues la saturación de oxígeno en sangre es muy bajo, por fin consiguen relajarla, le aplican oxígeno, le tranquilizan y le extraen la espina; todo ha pasado, el niño vive en el vientre de la madre, ella angustiada ¿cómo evitar pasar por esa situación sin angustiarse? haciendo una alergia al pescado, de esta manera nunca se tragará una espina, esto quedo grabado en el inconsciente: pescado=peligro de muerte, y esto hace que el niño cree una alergia para no encontrarse con el pescado y vivir el drama de su madre. Protocolo para la alergia: • Ante todo tomar consciencia de cuándo fue la primera vez. Vivirlo en el tiempo y el espacio.

  • Tomar consciencia de cuál es la reacción alérgica y que zona u órgano afecta. • ¿Cuál es el alérgeno?
  • Buscar la vez precedente (fase silenciosa) en la que estábamos frente al alérgeno.
  • Encontrar el rail/ancla, o sea la emoción asociada al evento.

 

del tipo en el que la persona se ahoga y necesita la intervención de los demás. BLOQUEO MENTAL: Si sufres de alguna alergia, encuentra la situación o la persona hacia la cual sientes hostilidad y cuya aprobación buscas al mismo tiempo; generalmente es una persona cercana. Crees que si actúas según las expectativas de esa persona serás verdaderamente querido. Reconoce que te has vuelto dependiente de su aprobación o de su reconocimiento. No creas que tienes que ser sumiso para ser querido. Es interesante subrayar que la persona se vuelve con frecuencia alérgica a algo que le gusta. Por ejemplo, te encantan los productos lácteos y eres alérgico a ellos.

Si eres alérgico a un alimento, tal vez te resulte difícil concederte el derecho de experimentar placer con las cosas buenas de la vida. Sería mucho más fácil y agradable para ti darte cuenta de que para llamar la atención de tus seres queridos no es necesario ponerte enfermo. Si eres alérgico al polvo o a un animal, puede ser que te sientas agredido por los demás. ¿Por qué crees que quieren hacerlo? Te sugiero que revises tus propios pensamientos de agresividad. En general, los temores que sentimos ante los demás son un reflejo de lo que ocurre en nuestro interior. En lugar de creer que tu alergia procede de algún factor externo, te sugiero que revises lo que sucedió en las veinticuatro horas anteriores a que apareciera la reacción alérgica. Trata de observar qué persona te resulta intolerable o insoportable. Como no puedes cambiar a los demás, no te queda más remedio que aprender a ver con los ojos del corazón.